Tocaba buscar una escuela cercana por la previsión del tiempo que no parecía muy clara, y elegimos Cheste, ¡todo un acierto! el tiempo aguantó, no había mucha gente, y pudimos aprovechar muy bien el día, escalando y practicando maniobras.

¡Bonito día!