Alborache, Ruta de los Molinos

El pasado día 19 de septiembre, último domingo del verano, la sección de Marcha Nórdica nos dirigimos a Alborache, en la comarca de La Hoya de Buñol; para hacer un recorrido por el parque fluvial, conocido como la ruta de los Molinos.

No voy a hacer una descripción pormenorizada del recorrido, ya que está muy bien señalizado con abundantes carteles informativos; tanto del recorrido, como de la flora, fauna y construcciones industriales que se encuentran a lo largo del recorrido.

De Valencia a Alborache, nos trasladamos en coches particulares. Dejamos estos aparcados a la entrada de la población y caminamos descendiendo por la avenida de Valencia para buscar el rio Buñol. Dejamos atrás las últimas casa y por una pista, entra olivos centenarios, enormes algarrobos, granados y algunas higueras; fuimos descendiendo por un sendero escalonado, mientras nos adentrábamos en una zona cada vez más boscosa hasta llegar al rio.

Nuestra excursión trascurrió todo el tiempo por un sendero ancho, junto al rio.   Primero caminamos rio arriba hasta llegar al Molino Galán, convertido hoy en alojamiento rural y lugar de eventos y celebraciones. De allí volvimos sobre nuestros pasos, continuando nuestra marcha en el sentido de las aguas que bajaban cristalinas, pudiendo distinguir en ellas gran cantidad de pececillos.

Los helechos eran abundantes en los márgenes del rio. El agradable susurro de las aguas tranquilas al deslizarse por el cauce, nos acompañaron todo el tiempo. Antiguos muros y ribazos de piedra seca, azures, pasarelas de madera para vadear el rio, impresionantes choperas, frondosos cañaverales formaban parte del recorrido.

En total unos 9 km, por terreno fácil, sin dificultad técnica y muy recomendable para disfrutar de un día saludable.