Que impresionante es quedar con un grupo de amigos a una hora y que estén...

Que impresionante es quedar con un grupo de amigos a una hora y que estén todos allí puntuales. Eso solo lo hacen los de la colla.

Empezamos marchando hacia Santes Creus, pero, PERO, paramos en Cabanes al esmorsaret, los catorce cogimos fuerzas, algunos más que otros, y seguimos camino directos a Sarral, a ver una bodega de construcción modernista. Llegamos y la primera en la frente, cerrada, como ya era tarde, pensamos poco, pero pensamos, nos fuimos a comer, al restaurant Cataluña, buenísimo todo. Ya de tarde al hotel, descansamos la digestión y nos fuimos a Barberá de la Conca a otra bodega de ladrillos cara vista, taxolas, encontrando a un Xico joven, y nos lo enseñó todo sobre la bodega, cubas, producción, cavas, etc. Al salir por la tienda le compramos vinito, y un montón de cosas de comer. Como ya era tarde y de noche, nos fuimos al hotel a cenar. Allí encontramos a una camarera encantadora, de nombre, Georgina, que nos atendió como reyes. Nos acordaremos de ella. Al día siguiente salimos a recorrer unos kilómetros para ver, según Juanito, un columbario Romano. El río se llevó un puente, y ala, otra vez a Santes Creus. Llegados al Monestir hay un mercadillo de embutits casolans y ni Monestir ni… De todo lo que queríamos ver, res de res. Como un coitus interruptus pero en viaje. No salían las visitas como queríamos. No perdimos el tiempo y nos hicimos unos vermuts, para pasar el ratito hasta la gran CALSOTADA. Que impresionante. Nos faltan las palabras. Tanto es así que hubo quien quería que reserváramos ya para el año siguiente. Pero en fin de semana. Y colorín colorado….

Vuestro amigo querido y que os quiere.