Hemos tenido suerte los diez senderistas. Hace un día magnifico para ser diciembre. Sol y sin viento. Nuestro objetivo La Colaita de 827 metros. Comenzamos por pista de tierra que enseguida termina en un sendero con matorral bastante alto, compuesto principalmente de aliagas, romeros y coscojas. Hay tramos que la vegetación nos atrapa.

No hay arboles pero la montañas de alrededor. Aunque están verdes y algunas de ellas con un bonito color amarillo, las flores de las aliagas. Después de pasar un par de collados con sus subidas y bajadas correspondientes. Llegamos al corral del Conill. Un antiguo corral muy grande donde todavía parece que lo usen. Nos encontramos en la Cañada Real de Castilla.

Desde aquí tenemos una cómoda subida por pista de tierra hasta una torre de alta tensión, que transporta la electricidad desde el embalse de Tous hacia Valencia. Desde aquí apreciamos un paisaje que nos sorprende, el cañón del rio Júcar atraviesa un altiplano dejando su marca en el paisaje.

Continuamos por senda hasta la cima. Los estratos de las montañas dibujan caprichosas formas. El paisaje nos cautiva. Por una senda bien trazada realizamos el descenso. De vez en cuando paramos a disfrutar del paisaje. Vemos desde el Peñagolosa hasta el Montgó. La ciudad de Valencia la tenemos en primer plano. La Albufera, La Murta destacan en el paisaje.

Finalmente llegamos a los coches con un buen sabor de boca de la ruta. Ahora a por la próxima.