Pozo Junco

Pozo Junco y Cerro del Baile

Hoy os presentamos, en esta entrada de nuestra página web, una agradable ruta que hemos realizado en el término municipal de El Toro, muy cerquita de Barracas (les Barraques del Real, en otros tiempos)

La escapada la empezamos a muy buena hora, junto a la Solana de Villalba, donde habíamos dejado los coches. Debo confesar que la entrada hasta el punto en el que dejamos los coches, sin tener absolutamente nada de especial, a mi me dio un mal fario tonto: ¡¡glups, me dije, que yo llevo un coche de bajos fondos!!. Superada la “dura” prueba de aparcar los coches y coger las mochilas, empezamos a andar por una cómoda pista que nos llevaba con mucha tranquilidad hacia arriba, camino del Paraje Natural Municipal de Pozo Junco, disfrutando de un día que era espléndido.

Como veis, la pista de subida era muy cómoda

Continuando un buen rato por esta pista, pasamos junto a la ‘Umbría de Molineros’, por el ‘Corral del Tuerto’ y el ‘Puntal de la Covatilla’, hasta alcanzar la ‘Vereda del Cerro del Baile’. Alcanzado este punto, habíamos llegado al máximo de altura del día (1.561 metros sobre el nivel del mar) y nos tocaba disfrutar de una impresionante amplitud de vistas, gracias a la cual fuimos viendo el mar, las Sierras Calderona y Espadán, el inconfundible Peñagolosa y las estribaciones sur de Javalambre (con el Cerro del Buitre y su observatorio astronómico) bien regadas de nieve todavía.

Mirando hacia el Peñagolosa

Durante este llaneo, nos acercamos hasta el Pozo Junco, tras lo cual retrocedimos un poco por la Vereda del Cerro del Baile. Durante nuestra marcha por esta vereda, pasamos junto al corral del mencionado Baile y su cerro correspondiente. Paramos a comer, precisamente, junto al vértice geodésico del cerro del Baile. Y, después de comer (y beber, por supuesto), empezamos una bajada monte través sin mayor dificultad hasta encontrar una senda que nos llevó a la ‘Rambla de las Maricas’. O sea, como se aclaró adecuadamente … la ‘Rambla de las Urracas’. Y, por ella, volvimos al punto de salida.

José María Castillo Carpio


Pozo Junco, Paraje Natural Municipal de la población de El Toro, está situado entre los puntales de Viñas y Miralverde y la Umbría de Pascua, fue declarado como PNM el 5 de noviembre de 2004.
Vegetación, predomina la sabina rastrera, también nos podemos encontrar algunos ejemplares de sabina albar, pino laricio y enebros, dentro del paraje podemos encontrar varias navas o navajos, contrastan las zonas húmedas con las sabinas rastreras.
Fauna, nos encontramos con diferentes aves como el roquero rojo, escribano cerillo y el acentor común, así como topillos campesinos, lirones caretos, comadrejas y ginetas, también podemos encontrar algún lagarto ocelado, lagartijas colilarga y cenicientas.
Fuente: Generalitat Valenciana, Parajes Naturales Municipales.

Destacan dentro de los límites del PNM el pozo que da nombre al paraje, restaurado, y la nevera del mismo nombre, en estado ruinoso, los muros apenas se conservan y está llena de maleza.

Recorrido: sencillo recorrido, por lo menos hasta llegar al Pozo Junto y el Cerro del Baile.

Dejamos el coche en el camino del Paso del Cerro del Baile, también conocida como la vereda del Cerro del Baile o de Los Serranos, en un sitio donde la pista se ensancha y hay sitio de sobra para dejar los coches, desde aquí cogemos la pista donde hemos dejado los coches y nos dirigimos en dirección al PNM de Pozo Junco, sólo tenemos que seguir la pista principal, en la que nos encontramos marcas de PR-CV, son del PR-CV 63.1 y PR-CV 80, el PR-CV 63.1 lo dejaremos en la zona de la Majada del Puerco y PR-CV 80 nos llevará hasta Pozo Junco, con escasas señales, para llegar a Pozo Junco pasaremos por el corral de Caña Hueca, cerca del corral de Los Serranos, está situado en el PR-CV 63.1, el navajo de los Centos, situado junto al Morrón del mismo nombre, corral del Tuerto, cerca del corral del Alfarero, situado en la zona del Puntal de Covatillas, en esta zona podemos acceder a varias trincheras de la Guerra Civil, y por fin llegamos a Pozo Junco, en este paraje podemos encontrarnos la nevera, el navajo y el pozo que da nombre al lugar, sin duda merece la pena hacer la visita a este lugar.

Ya sólo nos queda volver al coche, para ellos deshacemos un trozo de recorrido hasta coger el camino que nos llevará al corral de los Dolorosos y del Baile, junto al vértice geodésico, por cierto, el vértice no está situado en la parte más alta, aunque sí la más visible para el propósito que tienen los vértices geodésicos.

Una vez hecha la foto de grupo en el vértice, queda bajar por las lomas del Pozo Junco en dirección a la Majada del Puerco, es la segunda vez que bajo por aquí y cada vez he hecho un sendero diferente, aunque esta vez me ha salido mejor el recorrido, tenemos que llegar al corral de la Majada del Puerco, aquí tenemos que buscar las marcas del PR-CV 63.1 para dirigirnos a la rambla de las Maricas, ¿alguien sabe por qué se llama así?, luego os lo cuento, una vez llegamos a esta rambla, tenemos que seguirla hasta llegar al camino donde tenemos situados los coches, habrá un momento que dejaremos a nuestra izquierda el PR-CV 63.1, este sendero va en dirección a la población de El Toro, en la rambla no tenemos pérdida, sólo tenemos que seguirla hasta el camino que hemos usado al principio y ya estamos en los coches.

Rambla de las Maricas, ¿a qué debe su nombre? la urraca común (Pica pica), también conocida como picaza, picaraza, marica y pega, es una especie de ave paseriforme de la familia Corvidae que habita en Eurasia. Es una de las aves más comunes en Europa. Fuente WikipediA

Según la noticia publicada el 1 de febrero de 2004 en El Periódico Mediterráneo, existe una fosa común con 25 personas enterradas, víctimas de la Guerra Civil, en esta zona hubo grandes enfrentamientos, muchos de los muertos fueron enterrados o dejados en las trincheras de la zona.

José Luis Ibáñez Leiva