Hace unos días estuve, para no perder las buenas costumbres, con unos amigos en la...

Hace unos días estuve, para no perder las buenas costumbres, con unos amigos en la montaña, recorriendo la senda que lleva al Cavall Verd desde Benimaurell, en un momento oigo que Salva le dice a Paco que hay que ir a recorrer el mítico recorrido de Tartanes de Foc, yo que soy muy inocente, dije que también quería ir, pensé ¿tartanes de foc?, eso debe ser un recorrido medio en broma, medio en serio, seguro que la idea es almorzar en algún sitio, dar un paseo y comer en el pueblo, tengo que aprender a cerrar la boca, total, que Salva dice, lo hacemos el día 22, vamos hoy, ahí queda la cosa, terminamos el recorrido del Cavall Verd, por cierto precioso, y cuando llegamos a los coches Salva recuerda el recorrido de Tartanes de Foc, decidimos crear un grupo de wasap, eso que está tan de moda, total que se crea el grupo y esa noche Salva manda el enlace del blog de Paco en el que tiene la descripción de la ruta, entro en el blog y en ese momento empiezo a darme cuenta que de paseo nada, que la cosa iba muy en serio y que el almuerzo y la comida sería en la montaña y lo de la cena ya veríamos, porque se trata de recorrido que no tiene nada que envidiar al que existe en Pirineos y que se llama Carros de Foc.

El recorrido de Tartanes de Foc transcurre por la Sierra Calderona, concretamente sale de la población de Segart, para empezar subimos al Garbí por la Canal, no soy capaz de recordar las veces que la he subido, una vez llegamos al Garbí, nos asomamos y oigo a Jesús, un amigo de Paco y que también pertenece al reciente grupo de Tartanes de Foc, vámonos, eh, pero si acabamos de llegar, esto no presagiaba nada bueno, total que seguimos a nuestro siguiente destino, por cierto no he contado que en este recorrido se sube a siete emblemáticos picos de la sierra Calderona, entre los que se encuentran los dos picos que forman el logo de nuestra Societat, total que seguimos en dirección a nuestro segundo objetivo del día, el Puntal de l’Abella, ese gran desconocido pero que para mi tiene más encanto que el Garbí, se encuentra muy cerca, en esta ocasión José Antonio dice, poneros ahí que os hago la foto, nos hace la foto, se pone él para que le hagamos la foto y se oye de fondo, vámonos, esa palabra la tengo grabada a fuego, siguiente objetivo pasa por Segart y como vamos con un poco de retaso, almorzamos en el pueblo, pero nada de bar que no hay tiempo, a por el siguiente objetivo, la Mola de Segart, en esta ocasión ya me lo conozco, después de foto viene vámonos, la verdad es que el vámonos, nos salvó de cenar en la montaña, lo cual fue de agradecer, seguimos nuestro recorrido, siguiente cumbre, el otro desconocido para mucha gente, el Xocainet, este pico lo hicimos hace ya muchos años cuando estábamos en el Centro y se organizaban las Marxes per la Calderona, tengo que reconocer que en este pico no hice caso al vámonos, necesitaba unos minutos de descanso y meter unas almendras en el cuerpo, será que me hago mayor, de esta cumbre lo que menos me gusta y me sigue gustando es la bajada que tiene en dirección a la Redona, que por cierto es nuestro próximo objetivo, porque también pertenece al recorrido de Tartanes de Foc, nada una vez alcanzas la pista, sólo te tienes que encaminar a subir a la Redona, una cumbre que tengo que reconocer que no he subida muchas veces, creo que con esta van tres, pero que por una serie de motivos, creo que la subiré bastante en los próximos meses, algún día os contaré porque, bueno lo mismo de siempre, pero con más tranquilidad, foto, ver los alrededores, tiene unas vistas increíbles y vámonos, a partir de aquí la idea es ir al Rodeno de la Creu, única de las siete cumbres que no había hecho y tengo que reconocer que me ha encantado, sobre todo el camino que nos lleva a él, tampoco lo conocía, pero gracias a Paco lo he podido conocer, volvemos a subir un trozo de la bajada del Xocainet y cogemos una senda que había visto bajando, un sendero muy chulo y que durante bastante rato transcurre por senda, en algunos momentos un poco delicado, pero bonito, nos reagrupamos en un momento y ya nos dirigimos a por la cumbre, sexto y penúltima cumbre del recorrido, lo de siempre foto y vámonos, cogimos una bajada en dirección a Santo Espíritu donde teníamos previsto comer, en esta bajada tengo que reconocer que en un momento, hubo algo de tensión, de hecho tiramos a Paco del grupo de wasap, menuda bajada, eso no tenía nombre, pero bueno, al final decidimos que había que volver a incluirlo, fue más broma que otra cosa, total que conseguimos llegar a nuestro objetivo que era Santo Espíritu, por cierto, da pena el monumento que puso el Centro Excursionista en este lugar, no entenderé porque la gente no respeta las cosas, si no les gusta que miren para otro sitio, pero que dejen a los demás, nada lo de siempre gente irrespetuosa, cogemos fuerzas en Santo Espíritu y emprendemos nuestra última subida del recorrido, era la que más temía, el Pico del Águila, no sé si porque tenía ganas de llegar, pero no se ha hecho muy pesada, también puede ser porque ya no sentíamos dolor, una vez en la cumbre, la frase del día, foto y vámonos, nada ya teníamos hecho lo más difícil del recorrido, desde aquí sólo faltaba llegar a Segart que es todo hacía abajo, casi, porque hay una subida que te c…, para llegar al pueblo, por lo menos después de haber hecho unos 25 kilómetros con unos 1650 metros de desnivel acumulado, lo he puesto en negrita porque se merece ponerlo así.

En resumen, recorrido espectacular, muy recomendable y que seguro que volveremos a repetir, somos así y no nos escondemos.