Travesía desde Aigüestortes al Lago San Mauricio

La travesía puede iniciarse en cualquier punto del valle del Río S. Nicolás. El valle es accesible en vehículo privado hasta el aparcamiento que se encuentra a un kilómetro de la entrada del valle. Se puede llegar hasta la mitad del valle con el servicio de taxis que salen desde Boí, que es mi opción recomendada.

Se inicia en el Planell de Sant Esperit (1.820 m.s.n.m.) salimos por un camino amplio en dirección este, continuación de la pista, a tramos llano y en otros con leve ascenso que nos llevará por los llanos de Aigüestortes, zonas donde el agua se remansa en pequeños lagos. En algunos tramos hay tablones anchos que salvan las zonas con mucha agua. Desde el km 3 el camino comienza a ascender. Hacia los cuatro kilómetros de recorrido veremos a nuestra izquierda el refugio del Estany Llong, al menos en verano está abierto y hay servicio de bar. En esta zona ya vamos con subida suave pero constante. Llegamos al Estany Llong, de casi un kilómetro de longitud (1.996 m.s.n.m.) 1h 30m de recorrido. En todo momento caminamos con el lago a nuestra izquierda. Casi al final del lago el camino inicia una subida más exigente y comienza a describir amplias lazadas. El camino ahora más estrecho está bien marcado y resulta fácil seguirlo. En la cota 2.140, a nuestra derecha a unos 50 metros del camino hay una pequeña cabaña. Cuando llevamos unos 2,5 km más (8,5 desde el comienzo) tenemos una magnífica perspectiva del Estany Llong y del Estany Redó. La pendiente se suaviza y ya tenemos el Portarró de Espot a la vista, (unas 3 horas desde el aparcamiento, 9km, 2.429 m.s.n.m.).

En el mismo collado del Portarró vemos un pequeño lago, a la izquierda el pico del Portarró (2.733 m.s.n.m.) a la derecha un sendero nos lleva al mirador del Portarró, 15 minutos, desde donde podemos apreciar una magnífica vista del valle hacia el lado de Espot. Siguiendo la travesía comenzamos a descender desde el collado del Portarró por un camino con buena pendiente y alguna lazada hasta una zona llana, en la que unos tablones ayudan a salvar los pequeños lagos sobre los que caminamos. De nuevo aumenta la pendiente y tenemos ante nosotros el amplio valle que desciende hasta el lago de San Mauricio. El camino gira hacia la izquierda y de nuevo estamos mirando hacia el Portarró, encontramos un cruce (2.170 m.s.n.m.) y dos posibilidades de descenso. Una flecha nos indica a la derecha el Lago de San Mauricio, 1h30 pasando por el refugio E. Mallafre, este desciende por la vertiente derecha del valle entre un espeso bosque hasta el lago. Si tomamos el camino de la izquierda, el que yo seguí en esta ocasión, atravesamos el arroyo del Portarró y acto seguido cruzamos una amplia gravera de piedra blanca por un sendero amplio. Al cabo de un kilómetro el sendero se transforma en una pista que desemboca en otra que viene del aparcamiento de San Mauricio, a la izquierda, subiendo, nos llevaría al refugio de Amitges, nosotros la tomamos a la derecha. Poco después pasamos junto el Estany de Ratera (2.130 m.s.n.m.) lo dejamos a la izquierda, por la pista que caminamos el paso de automóviles está restringido a los taxis de Espot. Seguimos bajado por ella hasta que encontramos un sendero a la derecha con indicación de Cascada de S. Mauricio. Por la pista llegamos al lago y aparcamiento, pero mi consejo es tomar el sendero, algo más incómodo pero que nos llevará por un tupido bosque hasta la Cascada de S. Mauricio y finalmente al lago.

Una vez en el lago podemos tomar un taxi que nos llevará a Espot, desde donde el autobús del Parque nos lleva hasta Boi por el Valle de Arán y Vielha.

El autobús de la tarde sale a las 17h45 de Espot y llega a las 20h25 a Boí.

Resumiendo cada tramo:

Boí al aparcamiento de Aigüestortes: taxi, salen cada 20′ hasta las 18h, 5,5€.

Aigüestortes a S. Mauricio: 4,5 horas, 680 metros subida y 550 metros descenso.

Aparcamiento de S. Mauricio a Espot: taxi, al menos uno cada hora hasta las 19h, 5,5€.

Espot a Boí: autobús del Parque, uno por la mañana otro por la tarde (10€)

Una travesía que no es muy exigente pero requiere cierta forma física, y con la ventaja del transporte público nos permite cerrar el circuito y hacer un camino lineal sin tener que recorrerlo en ambos sentidos. La travesía se puede hacer en sentido contrario y regresar con autobús a Espot.

10 de septiembre de 2021

Ángel Flores Martínez.