Disfrutamos de un día bastante completo en Anna. Tuvimos mucha agua en las cascadas, arroyos y ríos que tuvimos que cruzar. Así como mucha aventura, porque la cantidad de agua que había en la cascada de Los Vikingos no pudimos cruzar y tuvimos que buscar una senda alternativa por el Gorgo de Gaspar.

Donde tuvimos que atravesar un canal haciendo equilibrio por encima de una viga. La senda de bajada al rio tuvo bastante pendiente. Las sendas que recorrimos al lado del rio Anna tenían una exuberante vegetación. Llegamos hasta la cascada del Salto o de la Escaleta donde almorzamos con vistas a la bonita cascada. Unos barranquistas la bajaron rapelando haciendo más emocionante el almuerzo.

Desde aquí nos dirigimos al pueblo de Estubeny, donde nos esperaba el paraje de la Cabrentá. Un laberinto de arroyos, callejones de toba y una frondosa vegetación. Volvimos de nuevo a Anna, acortando entre campos de naranjos y nos dirigimos al área recreativa de la Fuente Negra.

Finalmente llegamos al Gorgo Catalán, donde algunos valientes se bañaron aunque solo fueran los pies. Donde comimos y retornamos a Anna donde tomamos la cervecita de cierre de ruta.