Hola a todos, este es una contribución mas de las actividades de este verano de...

Hola a todos, este es una contribución mas de las actividades de este verano de la gente de la Colla.

Este verano me fui con Sandra un par de semanas a Benasque y lo de siempre me llama un amigo y me dice, oye José Luis cuando subimos al Posets, claro yo lo que le dije, cuando quieras, con lo cual empezamos a darle vueltas al asunto y nos decidimos a hacerlo.

Empezamos que de subirlo entre semana por la gente que podría haber, otros que en fin de semana que trabajaban, otros que había que hacer noche en el refugio que así era más cómodo, otros que si hacer un vivac, vamos que había mil ideas, pero al final optamos por la que parecía más sencilla, ose subir desde la cascada de Espigantosa y volver a bajar a la misma cascada (je, je, je, somos así de chulos).

Al final mis amigos vinieron el fin de semana, el viernes por la tarde, montamos en el apartamento el campamento base, todas las mochilas y demás ferretería por medio, mis suegros que estaban con nosotros alucinaban, nunca habían visto tan de cerca unos preparativos para hacer un pico como el Posets, nos liamos a preparar comida, a ver la ropa y material que nos hacía falta, llenamos las mochilas y competíamos por ver quien llevaba menos peso, aun así era demasiado, el comer bien nos puede perder.

Después de los preparativos nos pusimos a cenar y a acostarnos, a las 04 horas estaba puesto el despertador y a las 05:10 nos pusimos a andar, indudablemente con los frontales, el camino de subida hasta el refugio creo que es bonito, con los frontales no se veía, pero a partir del Reg.Angel Orus que había salido el sol empezaba a ser bonito, después de unas cuantas horas nos separamos de mi mujer, Sandra, en un principio pensaba que no iba a aguantarlo, pero esta más fuerte que yo, de aquí nos fuimos para arriba por la Canal Fonda hasta el collado y desde este, subimos ya hasta la cima, la verdad es que hubo un momento que pensaba que no llegaba, la subida era eterna, pero después de tomar un poco de líquido y alimento, volví a retomar la subida ya hasta la cima, mereció la pena, las vistas eran impresionantes, se veía todo, Maladeta-Aneto, Perdiguero, Monte Perdido, Midi d’Osu (creo que se escribe así), incluso comentaron unos chavales de Zaragoza que se veían los Infiernos de Panticosa.

Bueno lo dicho, ahí va otro Tres Mil para la Colla, espero que sean muchos más.