14 Ochomiles en siete meses, NIMSDAI PURJA

14 Ochomiles en siete meses, NIMSDAI PURJA

No hay nada imposible

El nepalí Nimsdai Purja, alpinista y militar perteneciente durante 16 años a los cuerpos de élite Gurkha, en el año 2019 coronó los 14 ochomiles en poco menos de siete meses. La plataforma NETFLIX ha recogido la hazaña de Nimsdai en un extenso reportaje, un film cuyo título lo he copiado para el encabezado de estos comentarios, de gran calidad fotográfica y bien relatado, filmación documental en su desarrollo y pormenores técnicos montañeros del guion, siguiendo la aventura de tan excepcional himalayista en cada una de las ascensiones hasta completar el recorrido.

Reinhold Messner ha sido el primer alpinista en coronar los 14 ochomiles, además sin el uso de oxígeno, logrado en el espacio de 16 años, un hecho significativo en el himalayismo de los que tienen la virtud de marcar un antes y un después. Este histórico acontecimiento montañero que habría un nuevo reto en el alpinismo de altura, fue batido posteriormente por el coreano Kim Chang-o, con un tiempo de 7 años y 10 días, realizado igualmente sin oxígeno.

Nimsdai Purja ha fulminado con un récord difícilmente superable, los tiempos empleados de ambos y de todos los que hasta el momento han coronado los 14 ochomiles. En las ascensiones ha contado con un equipo de expertos nepalís, guías y porteadores de altura, ha utilizado medios auxiliares, cuerdas fijas, escalas…y botellas de oxígeno. Su estilo lo distancia del desafío himalayista de hacerlo por los propios medios y sin oxígeno, tal como Messner lo demostró como posible y que valora sus ascensiones por la pureza del compromiso ético alpinístico a lo largo de su brillante carrera montañera.

Pero, de todas formas, y aun contando con las citadas ayudas y equipo que ha suscitado la polémica a la hora de enjuiciar sus logros, el escaso tiempo disponible para afrontar y coronar los catorce ochomiles, es sorprendente y, sin duda, plenamente excepcional. A unas insólitas condiciones físicas, capaces de afrontar en tan corto tiempo disponible entre una y otra cima, hay que añadir que ha tenido mucha suerte con el comportamiento de la normalmente adversa climatología, habitual de las grandes cumbres, con sus repentinos y violentos cambios, además del imperativo de los monzones que acortan la temporada de ascensiones.

Creo que la suma de factores a su favor, no impide valorar como relevante el encadenamiento de ascensiones de extrema dificultad, enlazando en ocasiones dos ochomiles en la misma jornada, o, haciendo cumbre en 48 horas, quedando su proeza, inscrita como notable en los anales alpinísticos de todos los tiempos, al margen de su controvertido estilo. Nimsdai Purja ha sido el primero en subir el K2 en invierno, añadida a su coronación en verano sin oxígeno, sumando junto a otras ascensiones a un formidable historial.

Su personalidad, más allá de sus excepcionales facultades físicas, se pone de relieve en el reportaje que nos ocupa con su forma de manifestarse, de hablar de sí mismo, de las montañas y de su gente: digamos de una forma coloquial para entendernos, “que sabe muy bien venderse”. Parece dirigido por los especialistas occidentales en imagen y promoción personal, inteligente y despierto ante las cámaras, está muy lejos de la imagen ordinaria trasmitida del porteador nativo de la inhóspita cordillera. Se muestra risueño y tiene en gran estima el equipo que lidera, al que elogia y le da protagonismo. Creo que es el himalayista que da la nueva imagen del mundo sherpa y otras etnias de la gran cordillera, para modificar su penosa y muchas veces oscurecida labor tercermundista del porteador y asumir protagonismo de primero de cordada, dignificando su duro trabajo de cara a la montaña y ganar un estatus social con el oficio de guía, subiendo “sus montañas”, las que cobijan su vida y cultura.

Los Alpes vivieron este proceso de mejora y consideración profesional de los montañeses que hacían las tareas oscuras sin gloria (como ahora los sherpas), ayudando a los señores en la etapa romántica y pionera del alpinismo que por aquel entonces protagonizaban los ingleses. Cambiaron los tiempos y de aquellos toscos y duros aldeanos nacieron las compañías de guías, primeros de cordada en sus montañas nativas. Pienso que en el Himalaya se está operando un proceso paralelo al vivido en los Alpes en la dignificación del alpinismo profesional, así al menos parece que lo ha visto el gobierno del Nepal por el apoyo dispensado a Nimsdai Purja en su ambicioso peregrinaje de los techos de la Tierra y por la impactante imagen que de su país y de sus gentes ha sabido trasmitir.

Parece que en la conquista de las montañas nunca hay límite en trasponer fronteras de dificultad consideradas en su momento como infranqueables: No hay nada imposible, como subtitula el film citado, una vez más nos lo dice. Y cómo, de un tema es fácil pasar a otro sin salirse de su contenido, la lectura de la hazaña del nepalí, induce a la reflexión y nos amplía la mirada social que debe acompañar en los viajes a la geografía más extrema, la mirada atenta al paisaje humano en la descarnada lucha por la supervivencia que enmarca la solemne magnitud y severidad de las montañas.

Rafael Cebrián Gimeno

Fuente de las Fotos:
https://latestcelebarticles.com/nimsdai-purja/
https://www.desnivel.com/alpinismo/alpinistas/reinhold-messner-y-su-batalla-vencida/
https://hmong.es/wiki/Kim_Chang-Ho_(climber)