La sierra de Espadán no deja de sorprendernos y la colla disfrutó de un recorrido...

La sierra de Espadán no deja de sorprendernos y la colla disfrutó de un recorrido recomendado por nuestro amigo Manuel que nos encantó a todos.

Muchos ingredientes tuvo esta excursión primaveral, rodeados de jaras por todas partes con sus flores blancas y rosas y sus diferentes variedades que nos llevaron un poco de cabeza para distinguirlas.Pasamos por la fuente de Castro, muy visitada este domingo y continuamos hacia otro manantial mucho más escondido y solitario, la “font del avellaner”. Ascendimos por el bien trazado camino de herradura que sube hasta el mas de la Campana donde repusimos fuerzas. Siguiendo un tramo del GR-36 un tramo, pasamos a otro valle, el de Benitandús y nos dirigimos hacia las altas paredes que forman el vertiginoso mirador de los Organos del mismo nombre, no sin antes hacer una parada obligatoria junto a una antigua calera para comer y descansar con los ingredientes propios de estas ocasiones acompañados por herberos y dulces.
El día fue tranquilo, nos detuvimos para observar con detalle todo a lo que Espadán nos tiene acostumbrados, una maravilla montañosa donde se suceden barrancos y cumbres sin piedad para nuestras piernas y envueltos entre una vegetación cautivadora.  Gracias Manolo por tu estupenda propuesta.