El Sábado 11 de enero, un numeroso grupo de marcha nórdica, nos dirigimos con los vehículos a la población de Serra, en plena sierra Calderona. Dejamos los coches en el aparcamiento habilitado frente al Ayuntamiento y por detrás de este, nos encaminamos hacia la calle Montealegre. Descendimos por ella hasta cruzar el puente que salva un barranco.

Ahora ya, caminamos por una amplia pista forestal, que abandonaríamos pronto para tomar otra a nuestra derecha, que nos aproximará al objetivo de nuestra excursión; la Torre Satarenya. Esta se encuentra sobre un cerro a poco más de 400 metros de altitud. La subida la realizamos abandonando la pista y ascendiendo por un sendero a nuestra izquierda, en el sentido de la marcha. El sendero transcurre entre abundantes pinos y arbustos y va sorteando los distintos obstáculos que ofrece la orografía del terreno. Los últimos metros, antes de la cumbre, la pendiente es más pronunciada. Nos encontramos con una pequeña construcción, a modo de refugio y unos metros después, llegamos a la torre.

La Torre Satarenya, formaba parte del sistema de vigilancia del castillo de Serra. Ofrece una perspectiva de 360º y controlaba en su momento, toda la zona de Náquera. Hoy se encuentra en un estado ruinoso. De origen islámico, se construyó entre los siglos VIII y XIII, Era de base cuadrada y apenas quedan unos metros de tapial en mal estado. La vista que nos ofrece desde allí arriba, es espectacular. El castillo y el pueblo de Serra, Náquera, el mar Mediterráneo, l ́Horta Nord, el valle de Llíria…

El descenso, lo realizamos por el mismo sendero hasta alcanzar la pista forestal. Una vez en ella nos dirigimos en dirección a Náquera, hasta cruzar por un puente, el barranco del Sabater donde giramos a la izquierda y caminamos entre los primeros chalets de la partida del Peucal. La pista va remontando paralela al barranco del Sabater. Frente a nosotros, en lo alto,
podemos ver el castillo de Serra que aparece y desaparece según las curvas del camino. Así volvemos a alcanzar la primera pista forestal que tomamos al inicio de nuestra excursión; que si giramos a nuestra derecha podríamos ir hacia el castillo y el Garbí. Pero nuestra intención es regresar a Serra y doblamos a la izquierda. Tras volver a cruzar el primer puente, ascendemos
por la calle Montealegre hasta el aparcamiento.

La ruta lo podemos clasificar, como fácil. Con algo de cuidado al subir y bajar el sendero de la torre, se hace sin dificultad. Ruta casi circular, de unos 8 km de recorrido y unos 340 metros de desnivel.