Atractiva y variada ruta de marcha nórdica por Viver. Iniciamos la excursión con destino a la Ermita de San Roque. La ermita de San Roque fue restaurada en 1.993. Consta de una planta rectangular de 20×6 m. con 2 cuerpos adosados en su lado izquierdo. En su entorno encontraremos un mirador con vistas privilegiadas a la población de Viver.

El siguiente destino singular de la ruta era la Cascada de la Chorrera desafortunadamente no manaba agua en esta ocasión sin embargo cuando hicimos la excursión preparatoria de la ruta pudimos verla pletórica. Las fotos se corresponden a la visita que realizamos el pasado 24 de enero.

El yacimiento arqueológico “El Prado” fue descubierto en 2.007 durante los trabajos de ejecución de una línea eléctrica. La excavación dejó a la luz diversas estructuras de una villa romana del periodo alto imperial fundada hacia el siglo I d.C. y abandonada en el siglo III d.C. Está declarado Bien de Relevancia Local.

A lo largo de los caminos transitados pudimos observar diferentes infraestructuras de riego. Por algunas de las canalizaciones se podían observar cómo se deslizaba el agua de una forma espectacular. Pasado el Parque de San Miguel nos encontramos con la balsa de San Miguel con unas dimensiones extraordinarias.